El primer ministro británico, Boris Johnson, sobrevivió a una votación de confianza de los miembros de su propio partido, pero su margen de victoria fue menor de lo que esperaban sus partidarios.

A pesar de la oleada de críticas recientes —incluidas aquellas por las fiestas ilegales en las oficinas de Downing Street que violaron el confinamiento— Johnson ganó por 211 votos contra 148 en una votación secreta el lunes.

Lo que es significativo es que casi la mitad de su propio partido parlamentario no lo apoyó, tres años después de que llevara al Partido Conservador a una victoria aplastante en las últimas elecciones generales.Multan a Boris Johnson por fiestas durante confinamiento 0:49

La votación comenzó a las 6 p.m. (1 p.m. hora de Miami) del lunes, después de que Johnson instara a los legisladores conservadores a respaldarle y les recordara que había llevado al partido a su mayor victoria electoral en 40 años, según una carta que escribió vista por PA Media.

Pero la ajustada victoria dejará la reputación de Johnson mermada, aunque no derribe su Gobierno. Los conservadores se enfrentan a dos difíciles elecciones parciales a finales de junio, después de que dos de sus diputados se vieran obligados a dimitir en medio de sus propios escándalos. Unos resultados decepcionantes en esos comicios podrían aumentar la presión sobre Johnson antes de las elecciones generales nacionales previstas para 2024.

A pesar de la victoria, el Partido Laborista de la oposición ha dicho que, al aferrarse al poder esta vez, Johnson hace aún más probable la perspectiva de unas elecciones anticipadas. El líder del Partido Laborista, Keir Starmer, dijo a LBC que la votación del lunes marcaría «el principio del fin» de la carrera política del primer ministro independientemente del resultado.

«Si nos fijamos en los ejemplos anteriores de votaciones de censura, incluso cuando los primeros ministros conservadores sobreviven (…) el daño ya está hecho», dijo el líder de la oposición el lunes. «Usualmente caen razonablemente rápido después».

Los escándalos de Boris Johnson

La votación del lunes se desencadenó después de que más de 54 legisladores enviaran cartas al presidente del comité tory 1922, tras una oleada de críticas por una serie de escándalos en los que Johnson se ha visto envuelto durante meses.

El mes pasado, un informe condenatorio elaborado por un funcionario de alto rango describió una cultura de fiestas y socialización entre el personal de Johnson durante el confinamiento por el covid-19, mientras millones de británicos tenían prohibido ver a sus amigos y familiares.

El escándalo del llamado «Partygate» hizo caer sus índices de aprobación y desató el descontento de varios de sus partidarios. Pero Johnson también ha sido criticado por su respuesta a la crisis por los costos, y su partido sufrió fuertes pérdidas en las elecciones locales de mayo.

La predecesora de Johnson, Theresa May, fue la última dirigente británica en activo que se enfrentó a una moción de censura de su propio partido. May sobrevivió por poco a esa votación, que había sido convocada en medio de meses de caos por su acuerdo del brexit, pero finalmente dimitió meses después.

La reacción del primer ministro

En una entrevista concedida poco después de la votación, Boris Jonhson dijo: «Creo que es un resultado muy bueno para la política y para el país.»

«Creo que es un resultado convincente, un resultado decisivo, y lo que significa es que como gobierno podemos seguir adelante y centrarnos en las cosas que realmente importan a la gente», dijo Johnson. «Estoy agradecido a los colegas y agradezco el apoyo que me han dado».