A decir de Gustavo Cárdenas Moreno, experto en aeronáutica en México, el sembrado o bombardeo de nubes será un proyecto ideal a retomar por parte del gobierno federal a efecto de poder estimular las lluvias y frenar, en gran medida, la sequía extrema que amenaza a estados como Durango y Coahuila.

Precisa que el programa de siembra de nubes que ha implementado el gobierno federal desde el año pasado para mitigar incendios en otros estados, podría ser la solución para combatir la sequía que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha calificado como la más intensa desde 2011.

Cárdenas Moreno, quien cuenta con una amplia trayectoria internacional, gubernamental y académica, pidió apoyar el programa del gobierno del Presidente López Obrador, para liberar moléculas de yoduro de plata en las nubes y estimular la lluvia en entidades como Durango y Coahuila, donde el fenómeno meteorológico ha sido más severo.

Al respecto, la Comisión Nacional del Agua confirmó en días pasados que este año el 80 por ciento del territorio padece sequía en algún grado y que al menos 20 estados reportan temperaturas entre 40 a 45 grados Celsius con escasas probabilidades de lluvia.

Frente a esta emergencia nacional que ha propiciado escasez de humedad en zonas de agostadero y mortandad de ganado con pérdidas millonarias, Cárdenas Moreno, quien cuenta con un posgrado en cambio climático, aseguró que el uso de aeronaves especiales permite mitigar los efectos de la sequía en la agricultura y ganadería de estas entidades.

“Se trata de hacer llover en épocas de sequía. Esta práctica se lleva adelante en países como Emiratos Árabes y Etiopía y su funcionamiento es relativamente sencillo. Se inyecta de manera artificial yoduro de plata en las nubes; cuando alcanzan un nivel óptimo de humedad, aumenta su condensación y descargan en forma de lluvia, consiguiendo precipitaciones provocadas”, explicó.

El experto, sostuvo que este plan sirve para evitar que las lluvias lleguen a puntos o lugares donde no se aprovechan, logrando que las nubes se vacíen en puntos menos conflictivos y permitiendo tener un control sobre cómo y cuándo llueve.

Para este tipo de programas se ocupa inteligencia aeroespacial, ya que los vuelos operan a lo largo de la sierra media y alta del estado, donde se dan las mejores condiciones de nubosidad para la aplicación del proyecto. De acuerdo con el especialista, la programación de los vuelos se lleva a cabo a partir del análisis de las condiciones meteorológicas, con información obtenida mediante aplicaciones móviles e imágenes satelitales, lo que sin duda, garantizaría la efectividad de este programa para Durango y Coahuila.

Sobre la crisis hídrica que se vive en Durango, el director de Protección Civil en Gómez Palacio, José Miguel Martínez Mejía, manifestó que «mayo era mas temporada de lluvias; sin embargo, aquí en los últimos años ha habido una sequía recurrente, se ha vuelto el clima muy seco y vamos a esperar con los golpes de calor con las temperaturas altas”.

Mientras tanto en Coahuila, el mapa del Monitor de Sequía del Sistema Meteorológico Nacional ubica a la entidad en el primer lugar del país con 31.8% de sequía extrema, y las autoridades estatales confirmaron que la mitad del territorio padece sequía extrema y excepcional, tan sólo la semana pasada se documentó la muerte por deshidratación de 100 cabezas de ganado en el Ejido Hipólito del municipio de Ramos Arizpe.

El sembrado de nubes no sólo se usa para abatir la sequía prolongada, sino también para reducir el tamaño del granizo que se produce durante grandes tormentas.