El primer vuelo programado para llevar a los solicitantes de asilo del Reino Unido a Ruanda el martes fue cancelado después de una batalla legal de último minuto.

Se esperaba que hasta siete personas fueran trasladadas al país del este de África.

Pero el vuelo se canceló tras una intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

La ministra del Interior británica, Priti Patel, dijo que estaba «decepcionada«, pero que no se dejaría disuadir. «La preparación para el próximo vuelo comienza ahora», añadió.

La aeronave debía salir a las 22:30 (hora británica) de un aeropuerto militar en Wiltshire. Sin embargo, después de una serie de juicios en Estrasburgo y Londres, todos los pasajeros fueron retirados.