Con un trabajo de servicio de 24 horas los siete días de la semana, los piperos cubrieron las necesidades de la contingencia

Ante las medidas implementadas por varias tiendas de autoservicio, que han informado sobre una cantidad máxima de venta en botellas de agua purificada en Saltillo, el alcalde José María Fraustro, señaló que esto obedece a una estrategia para evitar que se tenga un desabasto ante la crisis que viven varios municipios de Nuevo León.

El edil señaló que no se tiene reporte de que las tiendas en general estén racionando la venta de agua purificada a los clientes, y solamente se conoce de los casos de grandes cadenas.

Fraustro Siller, agregó que estás medidas buscan evitar que ante el desabasto de agua que se tiene en Nuevo León, alguien pueda acudir a este tipo de comercios y llevarse toda la mercancía en existencia, afectando a los consumidores locales.

Por su parte el presidente de la Cámara de Comercio en Saltillo, Alejandro Pepi, indicó que se tiene conocimiento de que varias empresas de traslado de agua, ya realizan viajes hasta los municipios de la zona conurbada de Nuevo León, dónde la falta de agua ya provocado que la búsqueda se extienda hasta el estado de Coahuila.

Agregó que además de la venta de agua purificada, también se han presentado incrementos en el comercio de tinacos y recipientes para el almacenamiento de agua, lo que ha beneficiado a los vendedores de los municipios de Saltillo, Arteaga, Ramos Arizpe y General Cepeda.

Torreón

Con un trabajo de servicio de 24 horas los siete días de la semana, los piperos cubrieron las necesidades de la contingencia a causa de la crisis del agua que se agudizó en abril y mayo pasado, cuando la demanda se elevó 50%, sobre todo en la zona centro de Torreón. 

Así lo externó Jorge Pérez, dirigente del Sindicato de Transportistas de Agua de La Laguna Coahuila-Durango (SITRAL) CTM, quien refirió que históricamente se trata de un fenómeno no visto en la última década en esta zona metropolitana. 

Hizo ver que a diferencia de años pasados, hoy la creciente demanda comenzó a darse entre febrero y marzo, pero en abril y mayo las altas temperaturas llegaron de golpe, lo que provocó una crisis debido a la falta de mantenimiento de los pozos del Simas, de ahí que las norias colapsaron. 

De hecho, relata que en esta etapa los 35 agremiados con sus 60 unidades no se daban abasto para atender las llamadas telefónicas de servicio, por lo que hacían programaciones hasta las 5 de la madrugada y la gente en tanto en sus casas como en sus negocios los esperaban para llenar sus cisternas que iban desde los 400 hasta los 2 mil 500 litros. 

Un caso de excepción, refirió, es que a diferencia de otras épocas, ahora fueron domicilios particulares lo que demandaban sus servicios y no sólo negocios o comercios como es lo normal, por lo que tuvieron que echar mano del ingenio y programar las entregas de agua que eran las 24 horas del día los siete días de la semana.

Los principales clientes del SITRAL, son las industrias ubicadas en los diversos parques de Torreón, Matamoros y Gómez Palacio, así como los municipios, quien los contrata a través de los organismos operadores de agua potable.