Las familias de los muertos en el tiroteo masivo en una escuela de Texas expresaron su enojo e indignación después de que se filtrara un nuevo video que muestra el ataque.

Los 82 minutos de imágenes de las cámaras de seguridad de Uvalde, publicados por un medio local, muestran la llegada del atacante y cómo la policía espe 77 minutos para confrontarlo.

El video se publicó días antes de que lo vieran las familias de las víctimas, que era el plan inicial de las autoridades.

La grabación, que confirma muchos de los detalles ya dados por funcionarios de Texas, comienza desde el momento en que el atacante choca su vehículo cerca de la escuela.

Luego dispara a transeúntes antes de entrar en el centro de estudios y caminar sin obstáculos por los pasillos.

Después muestra a un alumno que regresa a clase desde el baño y que, tras ver al atacante caminando por el pasillo frente a él, se queda inmóvil, se da la vuelta y huye.

Los gritos de los niños fueron eliminados del video, pero las múltiples ráfagas de disparos del asesino se escuchan claramente.

Los primeros policías llegaron al lugar solo tres minutos después de que el agresor hubiera ingresado en la escuela, pero incluso cuando varios más se reunieron en el pasillo, ninguno intentó entrar en el aula donde el atacante se había atrincherado con estudiantes.

También se ve a agentes armados acercándose al salón de clases donde ocurrió el tiroteo, que se retiran cuando escuchan disparos.

Los policías que llegan más tarde con equipo táctico y demás equipamientos también parecen reacios a confrontar al atacante.

Tras 77 minutos, irrumpieron en el salón de clases y mataron a tiros al joven de 18 años.

Filtración antes de lo previsto

La filtración de las imágenes, así como lo que muestran, reavivó la ira en esta localidad de Texas.

«Quien haya filtrado ese video… rezo para que nunca tengas que lidiar con lo que todos los padres, abuelos, hermanos, tías, tíos están enfrentando. Qué vergüenza», dijo un familiar en una conferencia de prensa en Washington DC.

Gloria Cazares, cuya hija fue una de las víctimas mortales del tiroteo en el que murieron 19 niños y dos profesoras, instó a la gente a no compartir el video.

«Esto es lo contrario de lo que querían las familias», escribió en Facebook. «¡Nuestros corazones están destrozados de nuevo!».

Pero otros familiares expresaron su apoyo a la difusión. «Estoy feliz de que se publique. Pero desearía que hubieran esperado hasta que los miembros de las familias pudieran verlo de antemano», le dijo a un canal local Jesse Rizo, quien perdió a un familiar en el tiroteo.

El medio local Austin American-Statesman defendió su decisión de publicar las imágenes en un editorial: «La transparencia y los informes implacables son una forma de generar cambios», dijo.

«Nuestro objetivo es seguir sacando a la luz lo que sucedió en la escuela primaria Robb, algo que las familias y amigos de las víctimas de Uvalde han estado pidiendo durante mucho tiempo», agregó.

Un «fracaso abyecto»

El jefe de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw, dijo que el comandante en la escena, el jefe de policía de las escuelas de Uvalde, Pete Arredondo, «esperó la radio y los rifles, y esperó los escudos y esperó al SWAT».

En junio, Arredondo dijo que no se consideraba el comandante y que no ordenó a la policía que se detuviera. El agente fue puesto en licencia administrativa el mes pasado y luego renunció.

McCraw describió la respuesta de la policía al ataque como un «fracaso abyecto» y dijo que los agentes perdieron un tiempo vital buscando una llave del salón de clases que «nunca se necesitó».

Los funcionarios expresaron su decepción por la filtración de las imágenes, que un panel del Senado estatal de Texas iba a mostrar primero a las familias en duelo el domingo.

El alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, hablando en una reunión del ayuntamiento,calificó la filtración como «una de las cosas más cobardes» que ha visto.

«No necesitaban ver al atacante entrar y escuchar los disparos. No necesitan revivir eso, ya han pasado por suficiente», dijo.