Estados Unidos y Canadá dijeron que las políticas energéticas nacionalistas de México violan el acuerdo de libre comercio de América del Norte, y Washington solicitó conversaciones para resolver disputas en virtud del acuerdo y Ottawa dijo que hará lo mismo.

Las medidas de México para priorizar la energía de su empresa de servicios públicos estatal sobre las empresas privadas de energías renovables, así como las denegaciones y revocaciones de las capacidades de las empresas estadounidenses para operar en el sector energético del país, son algunos de los temas que preocupan a EU, informó la la Oficina del Representante Comercial de EU este miércoles.

“Hemos expresado en repetidas ocasiones serias preocupaciones sobre una serie de cambios en las políticas energéticas de México y su coherencia con los compromisos de México” en virtud del acuerdo comercial USMCA, dijo la representante comercial Katherine Tai. “Hemos tratado de trabajar de manera constructiva con el gobierno mexicano para abordar estas preocupaciones, pero, lamentablemente, las empresas estadounidenses siguen enfrentándose a un trato injusto en México”.

Canadá dijo que está de acuerdo con EU en que las políticas de México son incompatibles con sus obligaciones del acuerdo comercial, según un comunicado de la oficina de la ministra de Comercio, Mary Ng, y agregó que lanzará sus propias consultas y apoyará a EU en su desafío.

AMLO se defiende

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, defendió sus políticas en conferencia de prensa diaria y dijo que estaban protegiendo al país contra “empresas voraces”. Al iniciar la disputa, la administración de Biden corría el riesgo de parecer que estaba apoyando a empresas “corruptas”, dijo.

Según las reglas del acuerdo, dicha solicitud le daría a México hasta 30 días para aceptar programar consultas. Si después de 75 días no se llega a un acuerdo, EU podría solicitar que un panel formal escuche los argumentos de las dos naciones.

Si bien ese proceso se enfoca en lograr que México acepte acciones correctivas, los conflictos prolongados en última instancia pueden llevar a que EU imponga aranceles punitivos a las importaciones de México en el pacto comercial de dos años.

Las relaciones entre Estados Unidos y México se han vuelto cada vez más frías en los últimos meses. El presidente Andrés Manuel López Obrador se negó a asistir a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles después de que Venezuela y Cuba no fueran invitados.

Visitó la Casa Blanca la semana pasada e invitó al presidente Joe Biden a un monólogo de media hora , alardeando de que la gasolina es más barata en el lado mexicano de la frontera gracias a sus subsidios.

El gobierno de México recibió el comunicado y “expresó su voluntad de encontrar una solución mutuamente satisfactoria”, dijo la Secretaría de Economía en un comunicado el miércoles.

López Obrador ha trabajado para devolver al país a la independencia energética apoyando al productor estatal de petróleo y gas Petróleos Mexicanos, conocido como Pemex, y a la compañía eléctrica estatal CFE. El gobierno se ha negado a otorgar permisos a varios proyectos energéticos extranjeros casi terminados.