Mientras miles de residentes tuvieron que escapar de un amenazante incendio forestal fuera del Parque Nacional Yosemite en California durante el fin de semana, algunos se enteraron de que sus casas colapsaron por completo y quedaron convertidas en cenizas y escombros.

Desde que el incendio Oak comenzó el pasado viernes en las estribaciones de Sierra Nevada, se ha multiplicado en tamaño a más de 6.300 hectáreas, destruido al menos 10 estructuras y dañando otras cinco, según los bomberos del estado. Y a eso que suma que más de 3.200 estructuras están bajo amenaza del fuego, que sigue contenido en un 0%, aunque las autoridades señalaron que han hecho avances.

«Es muy triste ver que la casa en que crecía desapareció»

A medida que el fuego arrasaba el condado de Mariposa este fin de semana, los padres de Nick Smith, Jane y Wes Smith, perdieron su hogar de 37 años. Se quedaron «únicamente con la ropa que llevaban puesta y los zapatos en sus pies», dijo Smith a CNN.

«Es muy triste ver que la casa en la que crecí y me crié desapareció», expresó. «Te golpea fuerte».

Su madre apenas tuvo el tiempo suficiente para cargar sus caballos al auto y escapar del área, relató Smith. Mientras que, explicó, su padre trabajaba por contener el incendio como ayudante del sheriff del condado de Mariposa. Ahora, la pareja está quedándose en casas de amigos y familiares mientras se recuperan de la pérdida.

Smith abrió una página de GoFundMe para apoyar el proceso de recuperación de sus padres. «37 años de recuerdos, de generaciones de tesoros familiares y de innumerables cosas más sentimentales. Aunque son cosas materiales, es devastador perder todo literalmente en un abrir y cerrar de ojos sin previo aviso», escribió.

Un bombero lanza agua a un árbol en llamas en el incendio Oak, cerca de Midpines, al noreste del condado de Mariposa, California, este sábado.

La familia Smith se encuentra entre las más de 3.000 personas forzadas a evacuar sus hogares debido al incendio de Oak, según un comunicado que la oficina del gobernador Gavin Newsom emitió este sábado. El fuego también obligó al cierre de algunas partes de la autopista 140 y varias carreteras adyacentes, reportó el Departamento de Protección de Incendios de California, conocido como Cal Fire.

Estado de emergencia por incendio Oak en California

Newsom declaró el estado de emergencia para el condado de Mariposa este sábado por los miles de residentes desplazados, las casas destruidas y la infraestructura crítica que se encuentra amenazada.

Se estableció un centro de evacuación en la Escuela Primaria Mariposa, así como un refugio para animales pequeños. Además, el parque de diversiones del condado y Coursegold Rodeo Grounds funcionan ahora como refugio para animales grandes, según la oficina del sheriff.

«La actividad de los incendios no fue tan extrema como en los días anteriores. Los bomberos avanzaron bien hoy», escribió Cal Fire en una actualización la noche de este domingo. También señaló que su personals pudo contener el fuego y proteger a la comunidad de Mariposa Pines.

En total, más de 2.500 bomberos luchan contra las llamas. Los equipos utilizan más de una docena de helicópteros. También 281 camiones de bomberos y 46 camiones cisterna, que se necesitan para transportar grandes cantidades de agua, según Cal Fire.

El incendio Oak quema varios árboles cerca de Jerseydale, California.

Algunas partes del Bosque Nacional Sierra, que flanquea y se superpone parcialmente con el condado de Mariposa, se cerraron al público debido al incendio, anunció el Servicio Forestal este domingo.

«El comportamiento del incendio consiste en rodear, respaldar y arrastrarse a través de las tierras, caminos y áreas recreativas de los Sistemas Forestales Nacionales», publicó la agencia en su sitio web. «Este cierre apoyará la seguridad pública al mantener a las personas fuera de las áreas de fuegos peligrosos y permitirá que los recursos de extinción de incendios combatan las llamas sin la interferencia del público».

Este es el incendio más grande de los activos en California

El incendio Oak es ahora el más grande de todos los que están activos de California. Justamente, se ha fortalecido por las condiciones de sequía prolongadas en gran parte del estado. El tiempo seco deja la maleza y la vegetación quebradiza, permitiendo que se queme rápidamente.

Cal Fire reconoce que las temporadas de incendios forestales más prolongadas en el estado ––que según los expertos han comenzado a extenderse a lo largo del año–– son el resultado directo del cambio climático.

Los bomberos en el sur de California se prepararon para enfrentar un verano difícil este año, anticipando condiciones más cálidas y secas, así como una mayor frecuencia de incendios forestales, a pesar de los equipos de extinción de incendios experimentan escasez de trabajadores.