A casi dos días del derrumbe de una mina en Sabinas, Coahuila, que dejó 10 mineros atrapados, las autoridades buscan frenar la entrada de agua para que los rescatistas puedan entrar.

Agustín Radilla, subsecretario de la Defensa Nacional, informó que se ha logrado disminuir la cantidad de agua en los pozos: de 34 metros que se registraba el 3 de agosto, este viernes se reporta que el nivel bajó a 30 metros.

“Se hicieron dos perforaciones que permitirán colocar una cortina para evitar que siga llegando más agua a los pozos donde está el accidente, entonces ya hay dos perforaciones”.

Informó que durante el día se realizarán otras perforaciones, lo que permitirá que disminuya más el agua y los cuerpos de rescatistas, conformados por seis buzos y 30 elementos entrenados en búsqueda y rescate de personas atrapadas en construcciones colapsadas, ingresen a la mina.

Hasta esta mañana, trabajan en el lugar 18 bombas de extracción de agua para acelerar el rescate y una más se integrará hoy.

Además de la extracción de agua, autoridades de Protección Civil federal señalaron que los tres niveles de gobierno y empresas mineras rescatistas están en el lugar para continuar con la planeación de las labores de rescate de los mineros.

“Vamos a continuar trabajando hasta rescatarlos. Mandarles nuestra solidaridad, nuestro abrazo a los familiares y que no perdamos la fe”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.